Examen de Medieval

Aunque el otro día creé un blog, con otro nombre, pero con el mismo fin, hoy he decidido cambiarlo. Borrarlo y hacer este nuevo. Por ello no me detendré en presentarme: he decidido que vaya surgiendo, tal vez en una sola entrada, tal vez sean datos encubiertos en cualquier otra. Lo que tengo claro es que el blog lo usaré como bálsamo de Fierabrás: para curar las penas y festejar las alegrías. Y sí, por qué no, tal vez hable algún día de Historia.

Lo que me lleva hoy a titular una entrada así es la decisión —esta mañana— de no entrar a realizar el examen que llevo preparando desde Julio. Sin engañarnos, no desde Julio, pero sí llevaba tiempo con el examen. Sin embargo no he podido: me he colapsado. Y sólo me había pasado otra vez algo así. No podía respirar, una sensación de mareo constante, taquicardia…: he ahí un perfecto ejemplo de una crisis de pánico (también llamada “ataque de pánico”). Anoche no pude dormir: reconozco que hasta que no lo vives no sabes lo que es… Y ahora es el desasosiego, unido al sentimiento de culpabilidad y el efecto de los medicamentos el que me hace decir esto: vaya, de veras que lo siento, Martín, me aguantarás otro año.

Anuncios

~ por Amelia Edwards en septiembre 10, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: