Marte(s)

De repente, te despiertas. Son las 07:43. Llevas toda una semana intentando madrugar sin conseguirlo. Y hoy, sin razón aparente, te despiertas. Anoche te acostaste a las tres de la madrugada, sin sueño, pero con excusas. Llevas unos días durmiendo mal, pesadillas, sueños raros. Aparecen personas, situaciones que no tienen explicación. No sé, fotografía, colores extraños, incluso. Esta noche, había una ventana, teñida de tonos claros. Y a través de ella, una gran patio. Con pinturas. Acompañada, pero mejor no, gracias. Corres por campos verdes, o te llevan. Y dices cosas que no quisieras, o que no merecen oir. No sé, todo ha sido tan extraño…

Nunca me ha gustado tener invitados en mis sueños. Te despiertas con mal sabor de boca.

Aparece el nudo en la garganta. Te levantas, ya es media mañana. Desayuno frugal (y fugaz). El estrés (y la ansiedad, que ha vuelto) hacen que los músculos de tu garganta se contraigan involuntariamente. Ya no notas que se acelere el corazón como antes ocurría. Ahora simplemente, se para. Sabes que es otro ataque de ansiedad, y sabes —con el tiempo— cómo solucionarlo. Te tumbas en el suelo, llorando, respirando por ti y por medio mundo. Y cuentas, mucho, muchos números.

Pero joder, ¿por qué lloras?

Te preguntas por qué. Por qué tú y por qué hoy. Y realmente… no sabes qué decirte. No tienes una causa aparente. Quizás vas amontonando pequeñas cosas del resto del mundo en un rincón de tu cabeza, como una hormiga. Y no para invierno, precisamente. Y de repente, un día, estallas. Silenciosamente.

Y te sientes como en Marte. Como en otro planeta. Como si hablaras dialectos extraños.  Eterdnetne areipus on etneg al o. Como si no fuera el martes cualquiera que quisieras. Miento, es lunes. Putos lunes. Ya no sabes si vives más dormida, o cuando despiertas y amanece —aparentemente—.

Y la verdad es que hoy… no me apetece ir a dormir.

Anuncios

~ por Amelia Edwards en abril 25, 2011.

9 comentarios to “Marte(s)”

  1. Odunem a asap em.

    Mola.

  2. Si hay algo difícil, en esta vida, es lidiar con el pasado. Hay que aprender a vivir con él, pero no permitir que te amargue la vida. Aunque, a lo mejor, esta es una de esas cosas en las que es muy fácil saber qué se debe hacer, y no tan fácil hacerlo.
    Ahora bien, no te preguntes por qué se llora. Llorar sienta bien a veces, no hay nada de malo en ello.

  3. Ein????????
    Esos consejos suenan raros de donde vienen, Raúl, sinceramente.
    La verdad es que no lloraba por el pasado, sino por el futuro, que es peor…
    El estrés, que aparece a menudo, y ya no sé si echarla la culpa a la carrera en sí, o a todo lo demás. No sé si alguno, alguna vez, ha estado dentro de sí y fuera, a la vez, pensando si en realidad ésta es la vida que quiere… No sé explicar la sensación, pero supongo que fue un poco de todo. Sí, quizá un poco de pasado. Pero también algo del presente, y una parte de futuro.
    Cambiaría muchas cosas del pasado para tener un mejor futuro, desde luego.
    No me sentó bien llorar esta vez… Sigo con un dolor de cabeza terrible.

  4. Vaya, daba toda la impresión de ser el fantasma de las navidades del pasado…
    Pero, en fin, cambia el tiempo verbal y el consejo es válido aún. Y, aunque sé que no te gusta que te digan eso, tienes apenas 20 años. Naturalmente que he estado en ese punto: vivo constantemente en él, pero tú tienes todo el tiempo del mundo por delante, y a mí se me va haciendo corto. A pesar de todo, no dejes que te quite el sueño, o te volverás loca, tienes que encontrar el medio.
    Y no me resisto al chiste fácil: ¡¡¡¡¡¡Cómo se te ocurre estudiar Historia!!!!!!

  5. Pues si permites un consejo de la persona más pragmática que conozco, ahí va: no pierdas tiempo en pensar en el futuro. Ya lo dijeron los Sex Pistols……
    Aunque nado a diario en el pasado, el futuro es algo a que lo que apenas presto atención… ¿de qué sirve hacer planes cuando surgen cada día situaciones no previstas?
    ¿Que si me gusta la vida que tengo? Yo también me lo regunto a menudo, pero no tardo mucho en decirme: “es lo que hay”. ¿Puedo cambiar lo que no me gusta y dejar en su sitio lo que está bien? Pfffffff, lo podemos intentar, pero a saber como salen los tiros.Virgencita, virgencita,….. A fin de cuentas, estoy muy lejos de vivir en la desgracia ¿Os considerais desgraciados?
    Repito, ni puto caso al futuro. Porque cuando llegues al momento en el que has puesto el punto de mira ¿qué pasara? Tendrás otro punto de mira y así sucesivamente. ¿no fuiste tú la que pusiste en mi blog que descuidamos el presente?
    Aunque, como dice Raúl, todo esto es fácil de decir. Cada cual con lo suyo…..

  6. ¿Fácil de decir? Bueno, Nico, creo que Raúl se equivocaba cuando escribió eso, o al menos, creo pensar que lo escribió pensando en temas diferentes. Da igual, el caso es que el dolor de cabeza ha (casi) pasado, tengo buen médico.
    Las navidades del pasado, Raúl, son pasadas. ¿Que si las cambiaría? Desde luego, ojalá jamás hubieran pasado. Pero bueno, supongo que ahora son parte de la riqueza de mi persona. El crecimiento personal, por muchas gilipolleces que digan los libros tipo autoayuda, se escribe con dolor. Así que bueno: después de cierto tiempo, empiezas a ver el pasado bajo otro prisma. No es que “olvides y perdones”, como suelen decir, simplemente, empiezas a ver otros matices de las mismas acciones que te sirven para entender, conocer y crecer.
    Quizá nunca debiera haber estudiado Historia, está visto que es una carrera maldita…

  7. Como vuelva yo por aqui y vea a la jefa de este tinglado “pesimista” me voy a cagar en to lo que se menea ¿ok? Que narices ya es Jueves (casi Viernes) asi que disfruta. Lo de llorar no me impactò (viene muy bien a veces) pero lo de “cirsis de ansiedad” no me gustò nada (debes y PUEDES controlar eso). Venga un abrazo (I”ll be back ¿when? I do not Know, but I”ll back).

  8. Adelanta una hora el reloj del blog (va retrasado una hora).

  9. ¡Jo, Txiguin, qué alegría! Se agradece la presencia de terolianos en el blog (ya llevo la sonrisa puesta). Ha mejorado lo del pesimismo. A lo mejor fue que se acaban las vacaciones, simplemente. Pero ahora llevo ya la sonrisa 🙂
    Lo de la hora, lo he intentado arreglar… pero soy incapaz :S
    No sé dónde narices está el menú de la hora, creo que WordPress lo da por defecto… Seguiré investigando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: