Verano

Me di cuenta el otro día, haciendo un examen —¡el último de la temporada!—, que estábamos en junio. No quiero decir que no supiera que era esa fecha (que no hubiera sido raro), sino que no “había sido consciente” de la misma. Claro que llevo los días contados para las entregas de trabajos, para las fechas de estrés, para las cuestiones vitales… pero de repente, como si fuera algo desconocido, me di cuenta que era junio, 19, además.

Antes era consciente del paso del año (académico) por las fechas que se colaban entre los monótonos días: la Semana Santa, san Isidro, el puente de mayo… Este año, esas fechas han pasado como cualquier otra, entre libros, apuntes, trabajos y papeles. Como si hubiera perdido la brújula, durante un rato…

Y es que, vaya año. No ha estado mal, aunque siempre son mejorables (sobre todo los pequeños altibajos de todo tipo). Académicamente, casi insuperable. [Es que claro, lo digo o reviento: ando en el top ten de las puntuaciones totales del máster, la primera de mi especialidad, con el —por ahora, a falta de que se actualicen las últimas notas— 9’4 de media…]. Hace poco quedé con Nath, una buena amiga, y me dijo algo en lo que no había caído: cuantas más cosas tengas que hacer, más harás… Y es verdad. Estar ociosa (o relativamente ociosa) hacía que no completara antes las pocas tareas que tenía. Pero he visto que puedo forzar la máquina hasta un nivel más alto de lo que pensaba. ¿Lo bueno? Por fin ha llegado el verano…

Y todo eso poniendo la fecha en un examen. El miércoles por la tarde (digo yo que fue el karma) disfruté de un concierto casi personal (sin el casi, no llegábamos a 70 los que estábamos allí) de Marlango, gracias a las invitaciones de una compañera del máster. He de decir que esta mujer, la Watling, en las distancias cortas es majísima, y los niños (el suyo y el del pianista, Alejandro), son graciosísimos. Luego cena con el kender, para celebrar los logros de cada uno.

Y el jueves, partidilla de Magic. Bueno, mejor dicho, yo miré, pseudojugué. Pensaba que no iba a ser tan divertido (¡y lo fue!), ahora tengo cierto mono de frikismo, sano. En cuanto me actualice (normas, cartas y nombres de seres…) debería acudir a otra reunión del Club de las Ardillas Exploradoras. [Sigo pensando que si entro en Arte9 y pido unos sobres de cartas, me mirarán raro… creo que no doy el perfil de … no sigo, a ver si la lío].

Y hoy, ruta de naturaleza en Parque Europa. Lo que significa que debo dejar todo esto recogido, ver si anda cargada la cámara de fotos, ponerme mona, …

Acabo, ya acabo. Sólo añadir que “Kale, deshazte del mazo azul”.

Reedito: una de las canciones que escuché de Marlango en el directo. He de decir que en acústico (piano, guitarra y trompeta) sonó infinitamente mejor…

Anuncios

~ por Amelia Edwards en junio 22, 2012.

7 comentarios to “Verano”

  1. Hellokitteanding! Muy bien, pseudofriky.

  2. Cuando ya sepas lo que quieres, me lo dices y hago de intermediario en una tienda mejor (menos prepotentes) y más barata. Se llama Arena de Juegos. Me mandas un mp con la lista de la compra y en una semana la tienes.
    Me alegra que te gustara. Cuando tengas tus cartas te gustará más.

    Acerca del mazo azul… Bueno, deberías de conocer a los merfolks, son mucho más simpáticos.

  3. Tengo que informarme… ¡¡¿¿habrá mazos rosas??!!

  4. Negro: color de la muerte.
    Blanco: magia de la vida.
    Rojo: energía del fuego.
    Verde: fuerza de la naturaleza.
    Azul: control del pensamiento.

    Elige uno de ellos.

  5. ¡Azul! ¡Elige Azul!

  6. He de decir que el primero que miré (sin fijarme en los colores) fue el de pensamiento. Supongo que es influencia de Orwell, pero me pareció curioso el nombre… Después lo “descarté” -va, que aún no es definitivo- y tiré hacia lo clásico: el verde. ¿La razón? Es mi color favorito desde que tuve uso de razón (antes lo había sido el amarillo… no recuerdo el cambio…). No sé si es un poco chichi el mazo verde, pero estoy por decantarme por ese color. Me da buena suerte, generalmente.

  7. Y el azul evidentemente es odiado por toda la comunidad friki… digas lo que digas, Kale, no creo que le pueda gustar a nadie… No tengo que ganarme odios innecesarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: